EL Arcoiris y el camaleón...cuento que en la vida es verdad y pasa....

Escrito por cosasinteresantes 14-05-2006 en General. Comentarios (1)

 

http://arcoiris.blogdiario.net/img/angelbarra.gif 

http://arcoiris.blogdiario.net/img/botella106aurasoma.gif “Arcángel Ratziel Nacido el 22 de octubre de 2007 a las 3.19 p.m.
infórmate...pincha abajo...

pincha en cada color para saber el significado de cada color...gracias...

He aquí algunas cualidades de los colores
1 234567890

Mis web nuevas ahora...todo

http://arcoiris.blogdiario.net/tags/amistad

http://arcoiris.blogdiario.net/tags/mama

etc....

CUENTOS
EL ARCOIRIS Y EL CAMALEÓN

 

 

 

img87/8307/x1pnprgmi5o53h7t65uf0lbpz7zv19.gif

  
   camaleons.gif (13524 bytes)

         

CUENTOS
EL ARCOIRIS Y EL CAMALEÓN
 

Comienza así nuestra historia:

Un camaleón orgulloso, que se burlaba de los demás

por no cambiar de color como él. Pasaba el día diciendo:

¡Que bello soy!.

¡No hay ningún animal que vista tan señorial!.

Todos admiraban sus colores, pero no su mal humor

y su vanidad.

Un día, paseaba por el campo, cuando de repente,

comenzó a llover.

La lluvia, dio paso al sol y éste a su vez al arco iris.

El camaleón alzó la vista y se quedó sorprendido

al verlo, pero envidioso dijo:

¡No es tan bello como yo!.

¿No sabes admirar la belleza del arco iris?:

Dijo un pequeño pajarillo que estaba en la rama

de un árbol cercano.

Si no sabes valorarlo, continuó, es difícil que conozcas

las verdades que te enseña la naturaleza.

¡Si quieres, yo puedo ayudarte a conocer algunas!.

¡Está bien!: dijo el camaleón.

Los colores del arco iris te enseñan a vivir,

te muestran los sentimientos.

                 

 

El camaleón le contestó: ¡Mis colores sirven

para camuflarme del peligro,

no necesito sentimientos para sobrevivir!.

El pajarillo le dijo: ¡Si no tratas de descubrirlos,

nunca sabrás lo que puedes sentir a través de ellos!.

Además puedes compartirlos con los demás como

hace el arco iris con su belleza.

El pajarillo y el camaleón se tumbaron en el prado.

Los colores del arco iris se posaron sobre los dos,

haciéndoles cosquillas en sus cuerpecitos.

          

El primero en acercarse fue el color rojo,

subió por sus pies y de repente estaban rodeados

de manzanos, de rosas rojas y anocheceres.

 

El color rojo desapareció y en su lugar llegó el amarillo

revoloteando por encima de sus cabezas.

 

Estaban sonrientes, alegres, bailaban y olían el aroma

de los claveles y las orquideas.

El amarillo dio paso al verde que se metió dentro de sus pensamientos.

El camaleón empezó a pensar en su futuro, sus ilusiones,

sus sueños y recordaba los amigos perdidos.

Al verde siguió el azul oscuro, el camaleón sintió dentro la profundidad del mar, peces, delfines y corales le rodeaban.

Daban vueltas y vueltas y los pececillos jugaban con ellos.

Salieron a la superficie y contemplaron las estrellas.

Había un baile en el cielo y las estrellas se habían puesto

sus mejores galas.

El camaleón estaba entusiasmado.

La fiesta terminó y apareció el color azul claro.

Comenzaron a sentir una agradable sensación de paz

y bienestar.

Flotaban entre nubes y miraban el cielo.

Una nube dejó caer sus gotas de lluvia y se mojaron,

pero estaban contentos de sentir el frescor del agua.

Se miraron a los ojos y sonrieron.

El color naranja se había colocado justo delante de ellos.

Por primera vez, el camaleón sentía que compartía algo y comprendió la amistad que le ofrecía el pajarillo.

Todo se iluminó de color naranja.

Aparecieron árboles frutales y una gran alfombra de flores.

Cuando estaban más relajados, apareció el color añil,

y de los ojos del camaleón cayeron unas lagrimitas.

Estaba arrepentido de haber sido tan orgulloso y

de no valorar aquello que era realmente hermoso.

Pidió perdón al pajarillo y a los demás animales y

desde aquel día se volvió mas humilde.   

Este cuento, es la vida misma entre las personas,

se más humilde en la vida, aunque te cueste,

no robes a nadie, ni engañes a nadie,

cuida a tus padres si son mayores, a tus hijos, etc ....

porque la vida, de la misma manera te lo devuelve todo,

es como una cadena, y es la vida misma asi es, que lo que se dá con amor, la vida te lo devuelve con amor, ojalá cambies.

                                     Me gusta mucho leer libros.

SONATINA

La princesa está triste... ¿qué tendrá la princesa? 
Los suspiros se escapan de su boca de fresa, 
que ha perdido la risa, que ha perdido el color. 
La princesa está pálida en su silla de oro, 
está mudo el teclado de su clave sonoro, 
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor. 

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales. 
Parlanchina, la dueña dice cosas banales, 
y vestido de rojo piruetea el bufón. 
La princesa no ríe, la princesa no siente; 
la princesa persigue por el cielo de Oriente 
la libélula vaga de una vaga ilusión. 

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China, 
o en el que ha detenido su carroza argentina 
para ver de sus ojos la dulzura de luz? 
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes, 
o en el que es soberano de los claros diamantes, 
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz? 

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa 
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 
tener alas ligeras, bajo el cielo volar; 
ir al sol por la escala luminosa de un rayo, 
saludar a los lirios con los versos de mayo 
o perderse en el viento sobre el trueno del mar. 

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata, 
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata, 
ni los cisnes unánimes en el lago de azur. 
Y están tristes las flores por la flor de la corte, 
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte, 
de Occidente las dalias y las rosas del Sur. 

¡Pobrecita princesa de los ojos azules! 
Está presa en sus oros, está presa en sus tules, 
en la jaula de mármol del palacio real; 
el palacio soberbio que vigilan los guardas, 
que custodian cien negros con sus cien alabardas, 
un lebrel que no duerme y un dragón colosal. 

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida! 
(La princesa está triste, la princesa está pálida) 
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil! 
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe, 
—la princesa está pálida, la princesa está triste—, 
más brillante que el alba, más hermoso que abril! 

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—; 
en caballo, con alas, hacia acá se encamina, 
en el cinto la espada y en la mano el azor, 
el feliz caballero que te adora sin verte, 
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte, 
a encenderte los labios con un beso de amor».

 

     Me gusta mucho leer libros.

La Falsa Apariencia

Un día, por encargo de su abuelita, Adela fue al bosque en busca de setas para la comida. Encontró unas muy bellas, grandes y de hermosos colores llenó con ellas su cestillo.
-Mira abuelita -dijo al llegar a casa-, he traído las más hermosas...
¡mira qué bonito es su color escarlata!
Había otras más arrugadas, pero las he dejado.
-Hija mía -repuso la anciana-
esas arrugadas son las que yo siempre he recogido.

Te has dejado guiar por las y apariencias engañosas y has traído a casa hongos que contienen veneno. Si los comiéramos, enfermaríamos; quizás algo peor...
Adela comprendió entonces que no debía dejarse guiar por el bello aspecto de las cosas, que a veces ocultan un mal desconocido....

Fin

UN CUENTO PARA NIÑOS DE OCHO AÑOS